Aventurate a romper paradigmas, y a encontrarte contigo mismo.

¿COMO CUIDAR MIS ZAPATOS DE TREKKING?

Después de tantos kilómetros andando, nuestras botas acaban ensuciándose. El barro y la suciedad pueden dañar la estructura de la bota, por esto es necesario practicar un poco de manutención para preservar su durabilidad.

Materiales:

  1. Cepillo suave
  2. Jabón neutro

Proceso

– Dejar que se seque por completo el barro que cubre las botas.
– Eliminar el barro con un cepillo suave.
– Quitar los cordones y limpiarlos con un trapo húmedo.
– Extraer las plantillas transpirables y limpiarlas con un trapo húmedo limpio y bien escurrido.
– Limpiar la bota con un trapo húmedo prestando atención en remover la suciedad de la zona de protección para las costuras de la entresuela, las anillas de lazado rápido y la lengüeta del calzado (en estas zonas se pueden acumular pequeños restos de barro solidificado y gravilla que pueden desgastar la superficie).
– Terminar de limpiar la bota utilizando un trapo húmedo y una solución jabonosa neutra.

Prevenir:

Una suela embarrada no romperá tus botas, pero quitar el barro restablecerá totalmente su tracción. Además, tener la suela limpia previene de transportar plantas invasoras de un entorno a otro.

Unos pocos trucos:

• La mayoría de jabones de calzado pueden usarse en un gran abanico de materiales, pero comprueba que el producto elegido funciona bien con los materiales de tu calzado.
• No uses detergentes: muchos pueden contener aditivos que pueden ser dañinos para el cuero o membranas impermeables.
• Si llevan mucho tiempo descuidadas, para limpiar el moho, usa una mezcla de 4 partes de agua con 1 de vinagre.
• Aclara siempre tus botas con agua limpia.